domingo, 22 de octubre de 2017

LA TEORÍA DE LA FELICIDAD SE CONVIRTIRÁ EL MARTES EN UNA FORTUNA

La teoría de la felicidad de Einstein aparece en una nota manuscrita en Tokio

 AFP Hace 1 hora 13 minutos 

sábado, 21 de octubre de 2017

UNA PREGUNTA MUY ESTÚPIDA, PERO MUY IMPORTANTE: ¿Y AHORA QUÉ?





  La Máquina de River, Buenos Aires 1947:  Juan Carlos MuñozJosé Manuel MorenoAdolfo PederneraÁngel Labruna y Félix Loustau, la mejor delantera en la historia.

La opinión en cancha


Seamos francos de una vez por todas. La oposición tiene solo tres alternativas: 1) La lucha armada, para lo cual no está preparada 2) Soñar con un general divino, o con una invasión de marines comandados por Trump 3) La línea electoral, la que mejor conoce, la que más preocupa a Maduro.
Hay quizás una cuarta alternativa: ir a witter y desde ahí insultar a los parlamentarios y candidatos de la MUD y a todos los que los apoyamos. No la recomiendo.
FERNANDO MIRES agosto 06, 2017

El gobernador electo Guanipa declaró que los cinco gobernadores someterán a consulta de los diversos sectores de sus respectivos estados si deben o no juramentarse ante la constituyente. No me extrañaría   que esos sectores aconsejen bajar la cabeza, debido a   los intereses económicos que están en juego. Es una manera de eludir asumir la responsabilidad.  ¡ Qué vergüenza!
EDDIE A. RAMÍREZ S. septiembre 17 2017




Carta a Luis Almagro: … Me despido con dolorosas interrogantes: si los venezolanos no expresamos nuestra voluntad mediante el voto, cómo lo vamos a hacer. ¿Con las armas? ¿Con manifestaciones que el tirano acaba a tiros, sin que se inmuten sus esbirros con la sangre derramada de inocentes y de bachilleres? O es que nos sugiere usted que no hagamos nada, porque la tarea nos la va a hacer la comunidad internacional, incapaz hasta ahora de hacernos más leve el castigo cotidiano que la tiranía nos impone.
MILAGROS SOCORRO El estímulo 20/10/2017

Venezuela ha sido sometida a dos décadas de sostenido esfuerzo para implantarle el “lenguaje” desarrollado desde Cuba, sin que la mayoría de los venezolanos,  demócratas natos por haberlo sido siempre, hayan podido comprender siquiera el mecanismo que estaba en marcha. Es que se trataba de un modo de pensar, hablar y actuar, tan ajeno a su comprensión, que era como escuchar un idioma extranjero, que nadie entiende. No se daban cuenta que se trataba de un sistema completo, perfeccionado a lo largo de muchos años. Un sistema donde lo principal es sustituir las normas de convivencia por un solo valor superior  a todo, llamado revolución. La cual a su vez, debe mantenerse en manos de un solo grupo, que se ha atribuido la representación de toda la nación y se ha adueñado de sus riquezas.
 Sería un error pensar que se trata de algo nuevo. Es un sistema que nació cuando en los albores de la revolución marxista, en los inicios del siglo XX, muchos ilusos creyeron de buena fe iniciar una era de igualdad y un bello futuro para sus respectivos países, a tal punto que crearon una “Internacional” que iba a cambiar al mundo. El primer país donde arraigaron fue Rusia y allá se autoproclamaron “Partido Obrero Socialdemócrata”, se les llamó al principio “mensheviques” (minoría), pero a las primeras elecciones sorprendieron ganando una indiscutible mayoría, lo que les permitió obtener el control de la principal ciudad, Petrogrado, y hacerse del poder ejecutivo, que se llamó ”Comité Ejecutivo Central Panruso”.
JURATE ROSALEZ Zeta

A partir del 15-O los venezolanos se comenzaron a plantear que no se puede seguir acompañando una posición absurda como la de seguir concurriendo a elecciones con un árbitro parcializado, por más que los liderazgos los lleven bozaleados a un matadero electoral. Tanto lo aprendieron, que aquellos a quienes siempre tratamos de convencer que el CNE era fraudulento y no se podía asistir sin condiciones a otra elección, son los primeros que ahora rechazan al organismo electoral aun siendo quienes siempre defendieron que ellos ganarían independientemente de las trampas del gobierno. Parece que ya cambiaron de posición y eso es un avance importante para lo que ocurra en el futuro. … Pero lo más importante que a mi juicio está comenzando a modificarse, es que ahora el tema del cambio político no se está centrando en candidatos, o cargos de elección popular. Se están empezando a discutir rutas, caminos, formulas para salir del régimen. ¿Y por qué digo esto? Porque precisamente se está poniendo en tela de juicio la famosa “ruta electoral” que la MUD nos había vendido como la panacea para salir de estos delincuentes que detentan el poder en Venezuela. Ya se está dejando de lado esa discusión maniquea de que solo con elecciones, y menos con unas trampeadas, podremos superar esta espantosa crisis.
LUIS MANUEL AGUANA 20 de octubre de 2017

Cuando nos referimos al Arco Minero, hablamos de un territorio de 114 mil kilómetros en el estado Bolívar. En nuestro caso se trata de un "arco desamparado", y por ahí nos meterán todos los goles y por eso hemos perdido el juego en defensa de la patria.
El interés de los rusos, chinos, cubanos, los auténticos propietarios del país, es porque este territorio tiene capacidad para producir entre 3 mil y 4 mil millones de dólares, cifra que podría ascender en la medida en que crezcan las inversiones y se consolide la industria.
OÍDO EN LA CHATA 18 de octubre de 2017

Son componentes clave de un triunfo la articulación de cada competidor, una oferta atractiva, una estrategia clara y un plan de trabajo sistemático para movilizar, buscar votos y defenderlos. Y, en esto, otra vez, el oficialismo superó a la oposición. Desde 1999, la oposición ha manejado el problema de su atomización buscando coordinar a decenas de partidos a través de Coordinadoras. La idea ha rendido frutos, pero con ineficiencias porque es difícil poner de acuerdo a 30 partidos y a varios precandidatos presidenciales. Luce hora de probar que cada partido trate de ganar elecciones por su cuenta creciendo en identificación partidista a través de una estrategia menos esporádica, política y electoral, y más de acompañamiento socio-económico permanente.
JOSÉ ANTONIO GIL YEPES


viernes, 20 de octubre de 2017

LUIS MANUEL AGUANA Venezuela: cuestión de rutas


Por Luis Manuel Aguana

A partir del 15-O los venezolanos se comenzaron a plantear que no se puede seguir acompañando una posición absurda como la de seguir concurriendo a elecciones con un árbitro parcializado, por más que los liderazgos los lleven bozaleados a un matadero electoral. Tanto lo aprendieron, que aquellos a quienes siempre tratamos de convencer que el CNE era fraudulento y no se podía asistir sin condiciones a otra elección, son los primeros que ahora rechazan al organismo electoral aun siendo quienes siempre defendieron que ellos ganarían independientemente de las trampas del gobierno. Parece que ya cambiaron de posición y eso es un avance importante para lo que ocurra en el futuro.

Pero lo más importante que a mi juicio está comenzando a modificarse, es que ahora el tema del cambio político no se está centrando en candidatos, o cargos de elección popular. Se están empezando a discutir rutas, caminos, formulas para salir del régimen. ¿Y por qué digo esto? Porque precisamente se está poniendo en tela de juicio la famosa “ruta electoral” que la MUD nos había vendido como la panacea para salir de estos delincuentes que detentan el poder en Venezuela. Ya se está dejando de lado esa discusión maniquea de que solo con elecciones, y menos con unas trampeadas, podremos superar esta espantosa crisis.

Entonces ya estamos poco a poco cayendo en el debate correcto. Porque si hablamos de métodos, procedimientos, y rutas de acción, entonces quienes las van a ejecutar pasan a un segundo plano. Una vez que se decide qué hacer, se buscará luego al que mejor lo haga. Parece lógica simple pero sumamente complicada para quienes históricamente han hecho descansar toda la estrategia de la lucha opositora para contener al régimen solo en el cambio de las caras electorales. Tenía que llevarse al país a un fraude de proporciones nunca antes vistas como el del 15-O para que la población comenzara a entender la situación y a pensar de otra manera. Aunque todavía es muy pronto, podemos debatir algunas de esas rutas. Veamos.

La primera de ellas es la que llamaría la “ruta clásica” que se nos ha propuesto desde que se nos ha llevado a votar con este sistema corrupto del CNE. De acuerdo a esta ruta la oposición oficial nos vende que independiente de las trampas del CNE, si votamos en un porcentaje mayoritario y si se tienen todos los testigos en las mesas, entonces no hay manera de que se nos estafe.

El fundamento sobre la que se basa esa ruta está en el triunfo opositor en las elecciones Parlamentarias del 6D-2015. Aunque la “ruta clásica” parecía ser imbatible hizo aguas el 15-O, y ahora los voceros de la MUD achacan sin fundamento estadístico la derrota a la abstención. A mi juicio la oposición gano el 6D-2015 no precisamente porque el CNE no estuviera preparado para robarnos de nuevo las elecciones (ver Emili Blasco de ABC Internacional, “El Alto Mando militar fuerza a aceptar la gran victoria de la oposición en Venezuela”http://www.abc.es/internacional/abci-alto-mando-militar-fuerza-aceptar-gran-victoria-oposicion-venezuela-201512070619_noticia.html?ref_m2w). Desde el 2004 hasta la fecha el CNE ha hecho fraude técnico en absolutamente todas las elecciones pero sistemáticamente la oposición oficial ha ignorado esa realidad…hasta ahora.

Los venezolanos probaron amargamente el 15-O que de insistir en esa ruta sin un cambio profundo en el sistema electoral, los resultados seguirán siendo invariablemente los mismos. De esta manera veo difícil que los electores vuelvan a concurrir a las urnas electorales si no se demuestra un cambio profundo que garantice los votos de la población. Si la MUD pretende insistir en la “ruta clásica” tendrán que cambiar a las autoridades del CNE desde la Asamblea Nacional, con una composición imparcial y que sea tragada por el régimen, algo que veo difícil –por no decir imposible- de hacer en dictadura. Esto sin contar que la MUD aun sigue en convivencia con el régimen. Incluso hicieron el amague de cambiar las autoridades del CNE pero saboteando abiertamente el proceso por la inasistencia a la Asamblea Nacional de un partido opositor claramente consustanciado con el régimen.

En contraposición a la “ruta clásica” electoral de la MUD, María Corina Machado del partido Vente Venezuela ha propuesto una ruta alternativa que pasa igualmente por el nombramiento de nuevas autoridades para el CNE por la Asamblea Nacional pero que deberá sesionar desde el exterior porque serán perseguidos como el TSJ en el Exilio que recientemente fue instalado en la sede de la OEA en Washington, DC (ver MCM: No existe una salida por la vía electoral con el CNE actual, en https://www.contrapunto.com/noticia/maria-corina-machado-o-existe-una-salida-por-la-via-electoral-165561/).

Esta ruta alternativa, que llamaremos “ruta del exilio”, pasa por que ese nuevo CNE nombrado por la Asamblea Nacional convoque a elecciones generales en la línea del cumplimiento del mandato de la Consulta Popular del 16J. Esta “ruta del exilio” sale como una respuesta a la crisis presentada por el desastre de la MUD evidenciado el 15-O, estableciendo una secuencia de eventos internacionales que eventualmente nos lleve a una transición por una vía diferente que seguir esperando el cambio por la “ruta clásica” electoral de convivencia con el régimen propuesta por la MUD.

En otras palabras, una vez que sea electo un Gobierno de Unidad Nacional por un CNE legítimo en el exilio lo que faltaría sería forzar el cumplimiento de ese escenario a través de la presión internacional. Esa presión internacional se podría manifestar desde profundizar sanciones que se están imponiendo al régimen desde hace algunas semanas hasta llegar a una fuerza multinacional de intervención humanitaria.

El escenario se asemeja, con sus obvias diferencias, al planteado en Panamá cuando Guillermo Endara ganó las elecciones frente al candidato del régimen panameño en mayode 1989. Endara fue inmediatamente perseguido por Manuel Noriega, dictador en ese entonces del país. Eso y la muerte de un soldado estadounidense por fuerzas de Panamá fue la razón aducida para invasión por tropas norteamericanas. “El 20 de diciembre de1989, mientras los estadounidenses bombardeaban distintos puntos de la capital panameña, Endara fue juramentado como Presidente Constitucional de Panamá, en una ceremonia realizada dentro de una base militar de Estados Unidos, ubicada en la Zona del Canal” (ver Guillermo Endara, en https://es.wikipedia.org/wiki/Guillermo_Endara).

Sin entrar en consideración de si eso fue bueno o malo para Panamá, ese país no se encontraba en la situación de la Venezuela actual, un país completamente dividido y destruido por fanáticos ideologizados, que aunque necesita con urgencia un cambio de Gobierno, también necesita que esas autoridades nazcan producto de un proceso de reconciliación de su población, y no salido de negociaciones a puertas cerradas sino de la decisión de sus propios ciudadanos. Y eso va mucho más allá de elegir o designar a un nuevo Presidente de la Transición ya que su estabilidad sería nula frente a un país desmantelado y con la gravedad de los problemas que nos aquejan.

El esfuerzo de llamar a elecciones vía un nuevo CNE en el exilio para provocar un Gobierno de Transición, es exactamente el mismo que el de convocar a la población a resolver su crisis a través de un Referendo Consultivo Constituyente que le pregunte al Depositario de la Soberanía: a) si desea o no un proceso Constituyente Originario en paz –con unas Bases Comiciales propuestas- para la reorganización del Estado y la re-institucionalización del país destruido; b) si desea o no revocar la Constituyente de Maduro y sus decisiones inconstitucionales; y c) si desea o no la renovación de todos los Poderes Públicos y la designación de un Gobierno de Unión Nacional hasta la promulgación de una nueva Constitución con elecciones generales. Esta ruta garantizaría la estabilidad política del país.

La última pregunta iría en consonancia con la pregunta No 3 de la Consulta Popular del 16J, solo que en este caso sería un mandato, no ya a la Asamblea Nacional, sino a los Constituyentes electos, con lo cual la Asamblea Nacional Constituyente no estaría disponiendo por si sola de los Poderes Públicos sino por mandato expreso en Referendo del Pueblo Depositario de la Soberanía.

Esta tercera ruta, que hemos llamado “ruta constituyente” partiría igualmente de unas nuevas autoridades del CNE como premisa fundamental, desde el exilio o no, pero también que la Asamblea Nacional llame a ese Referendo Consultivo Constituyente por vía del Artículo 71 Constitucional, al cual podría convocar con mayoría simple de sus integrantes por materia de especial trascendencia nacional.

Como verán, hay más de una propuesta de “rutas”. Y la última no es nueva. No es más que una variante de lo que hemos propuesto por años desde la Alianza Nacional Constituyente porque no es otra cosa que la convocatoria al Poder Constituyente Originario para resolver la crisis del país, haciendo énfasis que es desde su seno que debe nacer cualquier Gobierno de Transición, no de una simple decisión nacida de un conciliábulo político. Y ahora, luego de la Constituyente fraudulenta  del régimen, se hace más necesaria aún esa “ruta constituyente” luego de las decisiones ilegales que ya están tomando desde la Asamblea Nacional Constituyente de Maduro.

No será cuestión de protagonismos personales sino de la solución política que mejor le convenga al país. Quedará de los venezolanos decidir por cual ruta continuar independientemente del conductor. Siempre me inclinaré por una solución que no tenga más protagonista que nosotros mismos, incluyendo a los que no piensan como yo. Pero esos procesos deberán conducirse por nuevos liderazgos que nacerán de las cenizas del desastre del 15-O. No solo hacen falta nuevas rutas sino quienes las planteen y las lleven a cabo. Empezamos a estar en la dirección correcta…

Caracas, 20 de Octubre de 2017 

Twitter:@laguana


jueves, 19 de octubre de 2017

Opinadores después de la elección





Opinadores después de la elección



La Mesa de la Unidad Democrática aclaró que los gobernadores de oposición no se juramentarían ante la asamblea nacional constituyente, por considerar que la instancia es ilegítima.
Antes que se iniciara el acto de juramentación en el Palacio Federal Legislativo, la MUD emitió un comunicado mediante el cual señala: “Ante el chantaje de la fraudulenta constituyente, reitera ante el pueblo de Venezuela y la comunidad internacional que los gobernadores elegidos solo se someterán al mandato establecido en la Constitución y las leyes de la República; por tanto, nada más prestarán juramento ante Dios y los consejos legislativos respectivos, y no ante la fraudulenta asamblea constituyente”.
En la tarde los gobernadores de la oposición dieron  una rueda de prensa. El vocero fue Juan Pablo Guanipa, elegido en el Zulia.
Guanipa afirmó que en Venezuela existe una FANB y un CNE que no están dispuestos a respetar la voluntad del pueblo.  
Dijo que el voto en Venezuela ha implosionado por los órganos de poder del Estado. “Ese resultado es tan falso como el que se dijo que 8 millones votaron en un proceso constituyente”.
Reiteró que documentan todas las irregularidades en cada uno de los estados, como la reubicación de centros electorales y retrasos en instalación de mesas, y adelantó que han sostenido reuniones con cuerpos diplomáticos para luego presentarlas en distintas instancias.
Respecto a la eventual participación de la Unidad en las elecciones municipales pendientes, Alberto Galíndez, ex candidato por Cojedes, señaló que presentaron un informe con las consideraciones en la materia, pero será la MUD la que anunciará en los próximos días sin participará o no.
                                      
Definirán juramentación. Laidy Gómez, gobernadora electa en Táchira, señaló que en Caracas, junto con el resto de mandatarios elegidos de oposición de los estados Anzoátegui, Mérida, Nueva Esparta y Zulia definirán la forma cómo se juramentarán ante la imposición de las legislaturas que tal acción se haga en la asamblea nacional constituyente.
“El día de mañana (hoy) habrá una reunión en Caracas para decidir las acciones frente a la posición de los consejos legislativos que se niegan a cumplir con la ley respectiva, que indica que debemos ser juramentados una vez obtuvimos la proclamación del ente electoral”, señaló Gómez.
Hizo mofa de quienes han dudado sobre su nacionalidad, por lo que dijo que su origen es transparente. “No tengo nada que ocultar. Mi cédula de identidad y la partida de nacimiento las llevé a la Asamblea Nacional y las mostré. Hasta mi vida privada la han intentado deslegitimar, especular”, agregó.
Gómez rechazó la transferencia a la administración nacional de empresas mixtas e instituciones del ámbito regional que estaban manejadas por el gobernador saliente, José Vielma Mora. La acción fue concretada ante el Consejo Legislativo del Táchira, posterior a los resultados comiciales y establece la transferencia de la Comercializadora de Bienes y Servicios del Táchira, Concesionario Socialista del Táchira, S. A., Construfrontera en Potencia, C. A., Empresa de Transporte Masivo Superficial del Táchira y Corporación del Táchira. Consideró mezquino y egoísta que por el cambio de gobierno regional se retiren beneficios a los ciudadanos.
“Tenemos los informes que nos indican que una de las razones por las cuales se están desincorporando estos entes del gobierno regional es porque los mismos son inauditables. Tenemos conocimiento que se recibieron partidas en divisas por parte de estos entes”.
Impugnación. El candidato de oposición por el estado Vargas, José Manuel Olivares, anunció que ante las irregularidades que se registraron que pudieron comprobar, impugnarán el proceso.
Destacó que 60.000 electores resultaron afectados por las irregularidades en las máquinas. Además del amedrentamiento y el abuso de Plan República que no permitió que los testigos hicieran su trabajo en varios centros de Vargas.
EL NACIONAL/19 de octubre



La reubicación de centros tuvo su impacto. Eugenio Martínez explicó a Hispanopost como el chavismo obtuvo una victoria contundente en las elecciones regionales realizadas el pasado domingo en Venezuela. Detalla que el primer factor para que la oposición perdiera la contienda electoral, es la merma en la votación con respecto a las elecciones legislativas del año 2015, cuando la Mesa de la Unidad Democrática obtuvo 7.7 millones de votos.
“Esta disminución se debe básicamente a 2 factores, como son la abstención y las distintas medidas aplicadas por el Consejo Nacional Electoral, como la reubicación de los centros de votación”, precisó. 
Aclara que las distintas auditorias que se realizarán al sistema automatizado de votación, no arrojarán ningún tipo de resultados distintos a los plasmados en las actas de las maquinas, por lo tanto considera como muy complicado descubrir alguna irregularidad.
“La única forma de comprobar que hubo una manipulación del sistema sería con una compleja auditoria de huellas, que no está planteada en esta oportunidad”, reveló Martínez.
Insiste que el impacto de centros electorales cerrados, la reubicación de los mismos, la violencia en algunos estados, los cuellos de botella por maquinas dañadas y una participación inusual del oficialismo, logró que el chavismo obtuviera 18 de las 23 gobernaciones.
Con respecto a la perdida de la oposición en el estado Miranda, entidad gobernada por Henrique Capriles Radonski, indicó que se debió básicamente a la reubicación de los centros de votación, “mientras que en Bolívar la oposición resultó perjudicada por la no sustitución de candidaturas”.
EUGENIO MARTÍNEZ  

 El aparente resultado de las elecciones regionales en Venezuela este pasado domingo muestra que cualquier esperanza de un desenlace bienaventurado de la crisis de aquel país en el corto plazo es ya lejana. En parte, debido a la división de las fuerzas opositoras –algunos sectores de la MUD participaron en la elección para gobernadores, y otros no–, en parte por el fraude electoral generalizado, que llevó a cabo el gobierno de Nicolás Maduro, no solo a la priísta, sino llevando las tradiciones mexicanas a nuevos niveles de excelencia, y en parte por un cierto cansancio probablemente de la oposición en su conjunto, Maduro pudo decir que se llevó 17 gubernaturas y perdió solo 5. Más allá de la decepción opositora, y del hecho que incluso de haber ganado más gubernaturas, el poder en juego era exiguo, podemos concluir que la permanencia de Maduro en el poder será un asunto de mediano plazo.
JORGE CASTAÑEDA

La estruendosa derrota en las elecciones regionales es una doble derrota: la de la MUD que articuló esa política a pesar de las prevenciones que se le plantearon; y también una derrota para el país democrático –más allá de ese grupo dirigente– que dispuesto a votar o no, recibió el mazazo de un descalabro que ni buscó ni merece. En los próximos días escribiré sobre la catástrofe electoral; hoy quiero centrarme en la forma en la cual los dirigentes de la MUD tratan a los ciudadanos. Fue una ilusión óptica fatal.
Durante mucho tiempo la ciudadanía democrática siguió las directrices de la MUD. Si había que votar en las elecciones de 2015, millones salieron a hacerlo. Si se tenía que respaldar la Asamblea Nacional y los desafíos lenguaraces de su presidente, Henry Ramos Allup; allí estaba la opinión pública opositora para respaldarlo. Que la cosa era con el referéndum revocatorio presidencial: millones se hicieron presentes con sus firmas para exigirlo. Luego fue la consulta del 16 de julio y se obtuvo la misma clamorosa respuesta. Que se trataba de protestar en la calle, cientos de miles salieron. Que marchar, se marcha. Que trancar, se tranca. Que hacer huelgas parciales, se hacían. Tanta influencia tuvieron los dirigentes que muchos arriesgaron sus vidas y las perdieron, muchos su libertad y la perdieron, millones su relativa tranquilidad y la perdieron.
CARLOS BLANCO

La instalación en Washington, en el Salón de las Américas de la OEA, del Tribunal Supremo de Justicia legítimo de Venezuela, juramentado previamente por la Asamblea Nacional democráticamente electa en diciembre de 2015, fija un precedente innovador en el campo de las relaciones internacionales contemporáneas; sobre todo para las que se cuecen en los hornos de la globalización, en el marco de sociedades cultural y políticamente líquidas, cuyos espacios materiales se desvanecen bajo la fuerza de lo trascendente, a saber, del reclamo por la calidad de las democracias y una razonada expansión de las libertades como derechos.
No basta analizar la cuestiónasí ocurrida en presencia del Secretario General de la misma OEA, Luis Almagro, a la luz de las viejas categorías; como aquéllas que en el pasado y según el derecho internacional de los dos últimos siglos tratan sobre los gobiernos en el exilio. Éstos, dependientes para su reconocimiento de la voluntad de otros Estados, han motivado controversias que van desde el asunto de sus residencias, pasando por los orígenes – ora como continuidad del gobierno expulsado de su territorio natural, ora forjado lejos de éste por nacionales exilados– hasta el de la efectividad que tengan para ejercer materialmente ese gobierno a la distancia y para regresar prontamente a sus odres, dándole solución a sus traumas temporales. No pocos, por falta de esto, han concluido como símbolos sin valor o pasado a ser meros reservorios de valores cuyas raíces se perdieron en el torbellino de la historia.
ASDRÚBAL AGUIAR

La ocasión es propicia para sacar moralejas de los procesos electorales. No funciona tal cosa como que “no reclames nada porque esto está ganado”. Esta conseja la aplicó la oposición en el revocatorio 2003-4 y  el resultado fue fatal: Chávez tomó muchas ventajas y recuperó 54 puntos para ganar por 16. Otra conseja complementaria: “si se denuncian las trampas del contrario, se desestimula a los votantes” tampoco funciona porque la gente no es tonta, igual se desanima. Aceptar postergar las elecciones regionales, cuatro cambios de fecha, ir sin cronograma, la convocatoria de una Constituyente que no es poder electoral, ir sin poder elegir diputados regionales, sin votos en el exterior, tolerar reubicaciones de centros electorales, el uso del tarjetón que confundía las candidaturas, el reparto de CLAPs y uso de cadenas para propaganda oficialista, etc., y todo ello sin una profusa campaña de opinión y gestiones internacionales que pusieran de manifiesto estas injusticias no pagó: Si el gobierno sacó unos 4MM de votos en la Constituyente y 6,3MM para gobernadores, subió 2,3MM; mientras que la oposición sacó 7,4MM en el Plebiscito y ahora obtuvo 5,3MM, bajó 2,1MM. Tampoco pagan reclamos mal fundados como el “fraude” de 2004, o hacerlo sin las pruebas en la mano, o no dar la cara para explicar el cambio de estrategia entre protesta y elecciones en 2017.
Son componentes clave de un triunfo la articulación de cada competidor, una oferta atractiva, una estrategia clara y un plan de trabajo sistemático para movilizar, buscar votos y defenderlos. Y, en esto, otra vez, el oficialismo superó a la oposición. Desde 1999, la oposición ha manejado el problema de su atomización buscando coordinar a decenas de partidos a través de Coordinadoras. La idea ha rendido frutos, pero con ineficiencias porque es difícil poner de acuerdo a 30 partidos y a varios precandidatos presidenciales. Luce hora de probar que cada partido trate de ganar elecciones por su cuenta creciendo en identificación partidista a través de una estrategia menos esporádica, política y electoral, y más de acompañamiento socio-económico permanente.
JOSÉ ANTONIO GIL YEPES