INFATIGABLES

Blog de Víctor José López /Periodista

viernes, 23 de febrero de 2018

EDO Y EL PUEBLO CUANDO LE RESPONDE AL PRESIDENTE


jueves, 22 de febrero de 2018

Gran Consulta Popular para el Gran Cambio Nacional



Manifiesto
“Gran Alianza por la Consulta Popular, la unidad y reconciliación”

Una Agenda Alternativa para Venezuela

Nosotros, representantes de la sociedad civil venezolana, nos encontramos en una encrucijada fatal para el futuro de nuestro país. Ha llegado el momento en que debemos definir y tomar acciones en el rumbo que seguirá Venezuela, después de años de una pavorosa situación que ha costado innumerables vidas, éxodo, hambre y miseria a nuestros compatriotas.

Nuevamente participar en un proceso electoral, convocado por un ente ilegitimo como  la Asamblea Nacional Constituyente del gobierno, es validar su conducta represiva y violatoria de los derechos humanos y políticos de los venezolanos, en su despropósito de la  “implantación de un proyecto político totalitario, empobrecedor, rentista y centralizado que el gobierno se empeña en mantener”,  tal y como lo indicaran los Obispos de la Iglesia Católica en su Exhortación Pastoral de su Asamblea Ordinaria Plenaria realizada el 12 de Enero de 2017. En este mensaje los Obispos dijeron claramente que era necesario que el “pueblo que asuma su vocación de ser sujeto social con sus capacidades de realizar iniciativas como, por ejemplo, que la sociedad civil lleve adelante una consulta para señalar el rumbo que quiere dar a la nación como prevé nuestra Carta Magna (Cfr. Art. 71)”.

En este sentido, desde la Alianza Nacional Constituyente y su órgano de consulta, la Conferencia Superior Constituyente, sometemos hoy a la consideración del pueblo venezolano  una Agenda Alternativa para resolver la crisis, muy diferente a la salida electoral engañosa auspiciada por el gobierno;  haciendo un llamado a todos los venezolanos, a hacer causa común  para llevar adelante una Consulta Popular para que el pueblo se pronuncie,  que hemos denominado “Gran Alianza por la Consulta Popular, la Unidad y Reconciliación”, dándole una Alternativa a los venezolanos, para que el pueblo venezolano decida el destino del país.

Queda de nosotros en la sociedad civil, instrumentar esa solución asumiendo nuestra responsabilidad como sujeto social con capacidad para organizar y llevar a cabo esa iniciativa, estableciendo las preguntas que le serán consultadas al pueblo venezolano. Luego de un riguroso análisis político la Alianza Nacional Constituyente propone una Consulta Popular en los siguientes términos:

1) ¿Aprueba que los venezolanos concertemos un verdadero proceso de reencuentro y reconciliación nacional, que garantice en paz, la transformación y refundación del país, y evite una confrontación dolorosa entre hermanos con graves e irreparables consecuencias?

2) ¿Aprueba la apertura de un canal humanitario con el fin de dar  asistencia en alimentos y medicinas  al pueblo de Venezuela bajo la supervision de la Iglesia?

3) ¿Aprueba  declarar disuelta la Asamblea Nacional Constituyente convocada por el gobierno y revocar y declarar nulas todas sus decisiones?

 4) ¿Aprueba que el pueblo de Venezuela como depositario del poder constituyente originario convoque para LA REFUNDACIÓN  DEL PAÍS Y PARA EL GRAN CAMBIO que Venezuela exige, a una legitima Asamblea Nacional Constituyente por Iniciativa Popular con Bases Comiciales Constituyentes, que  incorporen proporcionalmente, la más amplia  representación  ciudadana y el principio de la  universalidad del voto, y la designación del Tribunal Electoral Constituyente como ente rector del proceso?

5) ¿Aprueba que en caso de ser convocado el pueblo a una legitima Asamblea Nacional Constituyente Originaria, esta Asamblea nombre un Gobierno de Transición de Unidad Nacional y la Renovación de los Poderes Públicos en acatamiento al mandato  de la Consulta Popular del 16 de Julio de 2017, hasta la aprobación y elección de nuevos Poderes Públicos?

En esta oportunidad proponemos que esa consulta sea realizada el 19 de Abril de 2018, fecha de gran trascendencia histórica para Venezuela porque fue en un día como ese en 1810, que el pueblo decidió rechazar por primera vez el mandato de quienes le gobernaban decidiendo su Independencia. Extraordinaria ocasión para que se cumpla efectivamente ahora:
Lo que   el pueblo de Venezuela decida


Caracas 22 de febrero de 2018

LEOPOLDO LÓPEZ GIL Leccion por aprender

  
LECCION POR APRENDER

Son tantas e intensas las informaciones recibidas a diario por los venezolanos sobre las tremendas condiciones que  imperan en el país ,que son imposibles de asimilar con algo distinto a una desesperada exclamación de “¡Hasta cuándo!

Revisando el cúmulo de datos recogidos en la  encuesta ENCAVI ,un trabajo conjunto de la UCAB,UCV y USB con la colaboración de  organizaciones de investigación social, sorprende las respuestas a  muchas incógnitas de la tragedia venezolana que ni se comprende ni se condona.

La investigación aporta luces al fenómeno migratorio y enciende  alarmas para imaginar un porvenir yermo que le espera al país que se desprende de su futuro.

El 58% de los hogares encuestados tienen al menos un emigrante internacional en su seno, se infiere que el 10% de la población ha emigrado al exterior. Estos migrantes son fundamentalmente  personas en edad laboral entre 60 y 25 años. Hasta ahora son mayoritariamente pertenecientes a la  clase media, el segmento menos vulnerable socialmente Personas  generalmente con un nivel de educación superior.

La investigación señala como razón fundamental para emigrar  la búsqueda de trabajo.  Es la falta de oferta de puestos de trabajo  y su baja remuneración en una moneda nacional sin valor su causa fatal.

La situación laboral  tan poco auspiciosa no sorprende,es resultante  de la pobreza por ingreso que pasó del 48% de la población en el  2014 a un 87% el pasado año Se agravan aspectos como la alimentación, salud y seguridad.

Ese mundo  pareciera no preocupar a los gerifaltes rojos, quienes en lugar de reconocer el tremendo fracaso que han significado  20 años de Socialismo Siglo XXI,  el doble del periodo perezjimenistas, o la mitad del periodo democrático,  pretenden mantenerse en el poder celebrando elecciones irritas demostrando  habilidades para traicionar a nuestro pueblo mediante el engaño y la trampa electoral.

La pobreza junto la destrucción del país, también ha desmontado el entarimado sobre el que Chávez logró se proyectó como reivindicador de  desigualdades sociales con el complejo sistema de Misiones que abarcó ineficientemente viviendas, salud, educación, alimentación pero hoy se encuentra reducido a  solo la entrega irregular de bolsas con  algún  alimento.Hoy el 61% de los venezolanos reconocen que se acuestan con hambre.

Por si fuese poco la incidencia en muertes por desnutrición infantil este trabajo revela la aterradora cifra de 43 muertes violentas diarias de jóvenes entre los 12 y 29 años. 

Es imperdonable que  responsables de este pandemonio que predomina en el país no reconozcan sus errores,  que ni siquiera les preocupe aprender la lección.

Con diálogos engañosos y observadores vendidos no enmendaran estas páginas  tristes de nuestra historia patria


Carta de Laurdano Márquez a Zapatero pulicada en EL PAIS . MADRID.




En Venezuela ya es difícil que algo cause extrañeza. Nuestra realidad ha alcanzado unos niveles de surrealismo, que cualquier cosa puede suceder



Señor Rodríguez Zapatero:
En Venezuela ya es difícil que algo cause extrañeza. Nuestra realidad ha alcanzado unos niveles de surrealismo, que cualquier cosa puede suceder. Leo —sin asombro alguno— que el Consejo Nacional Electoral le propone a usted como coordinador de una misión de observación para las elecciones presidenciales del próximo mes de abril. Si acepta, la tendrá usted fácil, porque salvo que el candidato se haga fraude a sí mismo, no habrá mucho más que observar.
Me gustaría proponerle otra misión de observación: véngase un día, de incógnito, como quien no quiere la cosa y observe lo que está sucediendo en los hospitales de Venezuela con la gran cantidad de niños que pierden la vida al nacer.También están los que mueren de desnutrición o por comer una variedad de yuca— lo más barato que hay —que llaman amarga y que envenena; niños que empiezan a ser abandonados por algunos padres porque tienen que escoger, como en “La decisión de Sofía” (no la reina, sino la película de Pakula protagonizada por Meryl Streep), a qué hijo salvar. Es una dolorosa tragedia. Sería bueno que observara lo que está sucediendo con los medicamentos, porque mucha gente está perdiendo la vida por no tener medicinas esenciales para sus tratamientos. Debería observar el estado de los hospitales que, como el Clínico Universitario, han dejado de hacer cirugías porque no tienen cómo.
Tendría que observar el paso fronterizo entre Venezuela y Colombia, para que vea la cantidad de venezolanos que abandonan el país. No tiene que volar tanto para ello, en Madrid mismo puede usted notarlo, camine por las calles y pregunte. Pregúnteles a tantos venezolanos cómo y por qué llegaron hasta allá. Se habla de que cerca del 10% de la población ha emigrado, como luego del año 39 por allá. Observe, señor Rodríguez Zapatero, las aulas de las universidades nacionales, el sueldo de nuestros profesores no sobrepasa los tres o cuatro dólares mensuales. Profesores que pierden peso y muchos que se van, alumnos que no pueden llegar a las aulas porque no hay manera de transportarse o de comer. Venga y observe en las calles lo que sucede en torno a las bolsas de basura, los anaqueles de los supermercados. Observe la morgue y la cantidad de muertos por violencia que ingresan cada día.
Hay demasiado dolor, señor Zapatero, solo que nuestros guernicas no explotan, son silenciosos e invisibles para el que no los quiera ver.

Si usted hiciera una observación profunda de Venezuela, una observación que le permita toparse con esta catastrófica situación que se nos viene encima y cuya gravedad exponencial se percibe a diario en la angustia de la gente que no sabe qué hacer, quizá comprendería por qué la oposición luego de dos décadas (¡medio Franco, para que se entienda mejor!) no puede suscribir acuerdos con quien no está dispuesto a respetar ninguna norma, ningún principio ni palabra empeñada. ¿Me dirá usted qué sentido puede tener firmar un acuerdo, si mientras las partes discuten garantías de transparencia electoral —lo que prueba que no existen—, una de ellas convoca unilateralmente a elecciones? Anhelamos con urgencia unas elecciones, sin duda, pero de verdad, que estén planteadas para que se exprese la voluntad popular y no —justamente— para lo contrario, para desconocerla. Señor Rodríguez Zapatero, que este régimen lo promueva como observador electoral imparcial debería decirle a usted mucho acerca de cómo se le percibe, pero también acerca de cómo se le percibirá luego del 22 de abril. El mundo entero, la Comunidad Europea, Canadá, Estados Unidos, nuestros hermanos latinoamericanos —a excepción de su buen amigo Evo Morales— han denunciado estas elecciones. ¿Cree usted que todos se han confabulado en la maldad cuando unánimemente condenan lo que aquí sucede? Solo le invito —respetuosamente— a que medite en ello. Al fin y al cabo, cada uno de nosotros con sus acciones y con aquello que cohonesta o no, está construyendo su propia memoria histórica.

miércoles, 21 de febrero de 2018

CUALQUIER SEMEJANZA CON EL CNE ES PURA COINCIDENCIA

Diego Fonseca (The New York Times) - EL ESTADO ORWELLIANO DE NICARAGUA



En diciembre de 2017, alguien en el Departamento del Tesoro de Estados Unidos dejó de bostezar y recordó que había un tramo de tierra más allá del sur de México llamado Nicaragua que necesitaba atención. Entonces, junto con casi una docena de empresarios y políticos de varios países, Estados Unidos acusó por fraude electoral y corrupción a Roberto Rivas, presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) nicaragüense. Rivas cayó en la volteada por efecto de la Global Magnitsky Act , una ley sancionada por el Congreso de Estados Unidos en 2012 con el propósito de perseguir a corruptos y abusadores de los derechos humanos en todo el mundo.
Por casi dos décadas, Rivas dirigió la oficina electoral de Nicaragua a la vez que construyó una fortuna inexplicable compuesta de varias mansiones en Centroamérica, una colección de carros de lujo, un yate y hasta un petit palace de nueve millones de euros en el exclusivo Parque Conde de Orgaz de Madrid donde tiene casa Zinedine Zidane. Hasta comenzar a amasar esa fortuna, Rivas era propietario de una finca de café y tenía un sueldo de 60.000 dólares anuales en el CSE.
Pero también tenía un amigo, Daniel Ortega, presidente de Nicaragua desde 2007. Rivas está acusado de operar de manera fraudulenta las elecciones de 2006 y 2011 que permitieron la consolidación de Ortega. En 2016, la Corte Suprema de Justicia junto con el CSE descabezaron a la oposición y Ortega, que llevó como vicepresidenta a su esposa, Rosario Murillo, ganó las elecciones sin supervisión electoral.
Ahora que Rivas necesitaba que le devolvieran el favor, el presidente estuvo a la altura. Rivas fue removido de sus funciones en el CSE, pero Ortega le otorgó un cargo honorario que mantendrá su inmunidad judicial. “Este es un Estado sinvergüenza que reconoce y exhibe a la vista pública la corrupción de sus más altos funcionarios y al mismo tiempo les brinda protección”, escribió Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial, uno de los pocos medios independientes del país.
El ojo del Tesoro estadounidense sobre Rivas y la posible sanción de la Nica Act, que condiciona la provisión de préstamos internacionales a la democratización del país, son señales nada amistosas para Ortega. De modo que la separación de Rivas podría leerse como un intento de evitar mayores sanciones inmediatas por parte de Estados Unidos, pero también como un acto gatopardista y una demostración del poder omnímodo de Ortega en esa finca suya llamada Nicaragua: si Roberto Rivas vivió como potentado fue porque el presidente lo permitió.
Desde su regreso al poder, Ortega y su esposa volcaron el Estado a su servicio hasta cimentar un eficiente sistema de control sobre la oposición y la sociedad civil. El financiamiento de Venezuela —vía las empresas estatales Albanisa— y una llamativa disposición a facilitarle negocios a los empresarios de Centroamérica han provisto capital para sostener al viejo guerrillero. El destino de los fondos de la ayuda venezolana es reservado y el presidente ha modificado los marcos legales a conveniencia. Hoy casi no hay licitación que no favorezca a una compañía amigable.
El desplazamiento de Rivas fue una confirmación de ese poder orwelliano: Ortega hoy controla los aparatos que legislan, juzgan y castigan y es dueño de la llave de la economía de Nicaragua. La Policía, el Ejército, la Asamblea Nacional y la Corte Suprema le responden. Los tribunales inferiores, la fiscalía y la contraloría están minados de sus seguidores. Empresarios otrora enemigos comen hoy tanto de su mano que hasta defienden sus políticas.
Toda la actividad política y social de Nicaragua es vigilada por los espías del gobierno. El aparato de seguridad del Estado sandinista —una vasta red de militantes, agentes y soldados— fue formado en tiempos de la policía secreta de la antigua Alemania Oriental. Entonces espiaba para defender la revolución de los contras financiados por Estados Unidos, pero se reconvirtió cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) perdió las elecciones de 1990. Una porción hizo carrera como fiscales y magistrados, otra controla las fuerzas armadas y una tercera acabó en el Banco Central, la hacienda y el seguro social. El resto opera como espías más o menos formales.
El poder de intimidación de esa inteligencia radica en diseminar paranoia y ha sido exitosa en conseguir que la sociedad desconfíe y se vigile a sí misma: en Nicaragua, nadie actúa con libertad si sospecha que su vecino puede ser el enemigo.
Sobran ejemplos. Un día almorcé con dos opositores y cuando uno mencionó el “régimen de Ortega” las mesas próximas callaron por minutos. Un empresario me comentó que tenía el teléfono intervenido y otro que el suyo estaba clonado; ambos suponían que por la policía. La tensión era también visible en una economista a la que pregunté si creía que las paredes oían. “Aquí hay libertad de expresión, pero te responsabilizarán por todo lo que digas”, dijo después de mirar por encima de los hombros.
Cercar los discursos disidentes —el gobierno se esfuerza por atemorizar a los críticos y mantener control directo o indirecto de casi toda la televisión mientras los escasos medios independientes sufren privaciones económicas— ha permitido a Ortega actuar sin rendir cuentas políticas o económicas. El Banco Mundialpor ejemplo, pidió la reforma del sector público para hacerlo más transparente ante la excesiva concentración de poder, pero poco ha sucedido.
La crisis tiene dimensión de hipoteca generacional para Nicaragua porque, aunque Ortega dejase el poder mañana, el Estado dentro del Estado construido por el FSLN seguiría enquistado mientras los socios del presidente mantengan puestos clave en el congreso o la corte de justicia.
“La conclusión de la presidencia de Ortega no es la solución a todos los problemas porque no se trata de empastar una muela, sino sacarla de raíz”, me dijo el escritor Sergio Ramírez, vicepresidente de Ortega durante la Revolución Sandinista. “Y eso trae sangre, y yo ya aprendí que la sangre solo trae más sangre y tras la violencia todo reinicia. Debemos conseguir un cambio profundo y cívico”.
Esa solución no es visible. La disidencia interna en el FSLN no asoma la cabeza pues la pareja presidencial aún proyecta solidez. Y aunque la Nica Act podría poner un freno al gobierno justo cuando la ayuda petrolera de Venezuela se reduce, incluso entonces Ortega tendría posibilidades de negociar su futuro canjeando poder por negocios con empresarios o acercarse más a China y Rusia. Mientras tanto, tras desplazar a Rivas, la Asamblea Nacional dio nuevas tranquilidades al presidente nombrando al frente del CSE al excomandante sandinista Lumberto Campbell, su amigo.
¿Qué queda entonces? En Managua lo dicen en voz baja, como para no convencerse: si el mundo no echa un ojo, la espera para que se debilite el revolucionario vuelto propietario de una nación será larga y agónica.
Diego Fonseca es un escritor argentino que actualmente vive en Phoenix. Es autor de Hamsters y editor de Sam no es mi tío y Crecer a golpes.

martes, 20 de febrero de 2018

EDDIE A. RAMÍREZ S. “ Es el petróleo, imbécil”


 El título de este artículo lo tomo del libro “Usurpación Constituyente (1999,2017), de  Allan R. Brewer-Carías, de lectura obligatoria para quienes deseen conocer parte de los orígenes de nuestros males. El destacado jurista sostiene que  “El mal manejo del petróleo, después de hacer depender absolutamente todo el país del mismo, será en definitiva, por la hambruna, lo que ocasionará  el desenlace. Y eso será lo que producirá más temprano que tarde el colapso del régimen”. 

El conocido profesor afirma que “tenemos un gobierno asambleario y tumultuario, que actúa sin Constitución, conducido por un reducido grupo de asaltantes del poder, sin control alguno, configurándose como el reino de la arbitrariedad”. 



¿Cómo llegamos a esta situación?  Pensamos que quizá el sistema bipartidista se terminó de desprestigiar a  finales de los ochenta, bajo la presidencia de Lusinchi.   Según Brewer,  el detonante de  esta situación ocurrió en 1993, cuando Acción Democrática defenestró a Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera descuartizó a Copei. La Asamblea Constituyente de 1999 “sirvió de vehículo para permitir el asalto al poder por parte de la logia militar que había dado el fracasado golpe de Estado de 1992, cuyos miembros se apoderaron de todas las instancias del poder para implantar un modelo de Estado totalitario y cleptocrático”. La Asamblea Constituyente del 2017 “terminó de destruir los últimos vestigios que podían aún existir del nunca estructurado Estado democrático ….quizá con el objeto de estructurar otro Estado siguiendo el modelo arcaico soviético y cubano”.


 Para Brewer-Carías, el régimen está en estado de “apoptosis”, es decir que se está autodestruyendo, tal y como hace un organismo multicelular  para desprenderse de células dañadas.  Al respecto señala seis factores: 1-. El aislamiento internacional del régimen. 2-El fracaso de querer implantar una doctrina bolivariana. 3- La destrucción masiva de la institucionalidad democrática. 4- Las violaciones a los derechos humanos. 5- El fracaso económico y social de la gestión de gobierno y 6- El fracaso en el desarrollo de la industria petrolera. 


En este artículo  nos referiremos  al último punto.  Nadie debe dudar de la destrucción de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y sus filiales.  En los primeros años del totalitarismo esta empresa siguió funcionando por la inercia natural de una actividad que fue  bien manejada desde sus inicios. Poco a poco fueron surgiendo los resultados del despido masivo de casi 23.000 trabajadores, los cuales tenían un promedio de quince años de experiencia. Por el deseo de poner a la empresa al servicio del partido de gobierno, fueron despedidos el 67% de la nómina ejecutiva, 67% de la mayor, 29% de la menor y 27% de la nómina diaria, perdiéndose una inversión de 21 millones de horas-hombre de adiestramiento, con un costo de unos dos mil doscientos millones de dólares. A esto hay  

que sumar que los nuevos  directores y gerentes fueron designados por su afinidad política al gobierno, quienes descuidaron el mantenimiento, no realizaron  las inversiones para sostener y aumentar la producción, y eliminaron el centro de adiestramiento . Por si fuera poco, la corrupción se adueñó de la empresa. 


Las cifras que suministra Venezuela a la OPEP y las que esta estima evidencian la caída de la producción. Las reseñas de la prensa ponen de relieve los accidentes en las refinerías y las paradas no programadas de las mismas. Así mismo, es relevante las renuncias masivas de  trabajadores por falta de seguridad en el trabajo y deplorables condiciones socioeconómicas.


Ya los mismos rojos denuncian el deterioro de la empresa y la corrupción. El expresidente Rafael Ramírez semanalmente señala que las directivas que le sucedieron manejaron muy mal la empresa. Por su parte la espernible ministra Iris Varela lo acusa de “volver mierda “ a la empresa. El expresidente Del Pino  reconoció que “descuidamos el mantenimiento para favorecer los programas sociales”. El embustero Maduro dice que “desde el inicio de este año la producción aumentó en 250.000 barriles por día, cifra que dista de lo que informó el ministerio de Energía y Petróleo a la OPEP y lo que esta estima. Para completar el panorama, el usurpador Tarek Saab ha imputado por corrupción a unos 70 gerentes, inclusive a dos expresidentes de Pdvsa. A Rafael Ramírez, con el cual no tengo  relación familiar como declaró  la posesa Iris,  lo tienen en caldo de ñame.   


Coincidimos con Brewer-Carías en que el fin del régimen está cerca y en la vital importancia del petróleo  en la economía venezolana. Quizá  no será posible recuperar a Pdvsa y, en el mejor de los casos, quedará reducida a su mínima expresión. Sin embargo, la industria de los hidrocarburos tendrá que volver a florecer. La tecnología y la inversión se podrán conseguir sin mayores dificultades, pero el recurso humano  será  limitante. Desde luego el Estado tendrá que disminuir su participación debido a que los rojos lo tienen en la carraplana.  


Como (había) en botica: Más grave que el deterioro de la industria petrolera es la situación de nuestras universidades por la falta de recursos económicos y porque  se están quedando sin profesores. También preocupa la cantidad de médicos que están emigrando. Padrino López tolera el maltrato a sus compañeros de armas, entre ellos a los generales Vivas y Baduel ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!  

 eddiearamirez@hotmail.com  20/02/18    Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital